Archivos Mensuales: septiembre 2014

Noticias

Las viñas se llenan de flores

  • La vid pasa por un momento trascendente de su ciclo vegetativo

Pues sí, estamos comenzando el mes de junio y las viñas se llenan de flores. Por Rioja Baja, hace unos días que las están viendo; y por las zonas altas, en breve aparecerán. No nos referimos a las flores de las plantas que intencionadamente o no hay en los viñedos, nos referimos a las flores que en estos días podemos ver en las cepas. Porque el viñedo está en época de floración.

Se trata de uno de los momentos más importante de todo el ciclo vegetativo de la vid. Un momento delicado cuyo devenir está limitado fundamentalmente por las condiciones climáticas de los próximos días. La floración definirá en número de bayas (uvas) que tendrá cada racimo, y de ahí la producción de cada cepa y la producción de cada viñedo. El transcurso de la floración es clave para conocer la cantidad, y también parte de la calidad, de la próxima cosecha.

Cuando brota el viñedo, enseguida vemos aparecer junto a las hojas unos pequeños ‘racimillos’ en los que según avanza el ciclo se van diferenciando unas ‘bolitas’ que mucha gente confunde con pequeñas uvas. A esos ‘racimillos’ les llamamos inflorescencias y a las ‘bolitas’ botones florales. Llegada esta época, los botones florales se convierten en pequeñas flores con su parte femenina y su parte masculina; al éxito de su unión llamamos fertilización y al posterior crecimiento de las bayas lo denominamos ‘cuajado’. Las flores de la vid son muy pequeñas y poco vistosas comparándolas con las de otras especies. Es por ello que pasan desapercibidas para mucha gente; incluso hay quien se sorprende al conocer que las cepas tienen flores, pero no hay viticultor que no esté muy pendiente de ellas en esta época.

En todas las plantas la flor es su órgano más delicado, de ahí la atención que se le presta a la vid estos días. La flor puede verse atacada por varios tipos de hongos. Hay que destacar el oidio, el mildiu y la botritis como los más importantes que pueden dañar las flores. Los viticultores deben proteger sanitariamente las plantas cuando comienzan a abrirse las primeras flores para que durante toda la floración la planta pueda defenderse de estos hongos. Se trata sin duda del tratamiento fitosanitario más importante que hay que realizar en todo el año, por lo que hay que conocer muy bien el tipo de productos a emplear para que tenga éxito. Por otra parte, debe evitarte cualquier aplicación de tratamientos líquidos en el transcurso de la floración. Sabemos que las flores son órganos muy delicados y mojarlas puede tener un efecto negativo en la fecundación. Si fuera necesario aplicar tratamientos fitosanitarios durante la floración deberán hacerse en forma de espolvoreo.

Suele decirse que durante la floración la vid necesita tranquilidad, poca intervención por nuestra parte, dejarla ‘a su aire’. Cualquier labor que realicemos en esta época puede interferir negativamente. No debemos labrar los suelos en estos días, ni cortar las cubiertas vegetales cuando existan, las labores de espergura y desniete deben está ya realizadas, así como el despuntado de los vasos o el manejo de la vegetación con los alambres en las espalderas.

Si dejamos a la viña tranquila, la floración dependerá de las condiciones climáticas de estos días. Puede intuirse que los días de lluvia, niebla, rocío, etc. podrán reducir el porcentaje de flores que llegarán a cuajado. También serán malos los fríos o calores extremos. En definitiva, la vid necesita de unos días de estabilidad climática, de días ‘sanos’. Y esto no es muy habitual que suceda en nuestra zona.

Hay determinadas variedades, como la garnacha, cuyas flores son muy sensibles al tiempo que haga estos días; en otras, como el tempranillo, esto tiene menos influencia. Cuando en un racimo son muy pocas las flores que llegan a cuajado decimos que ha habido ‘corrimiento’ y esto puede traer como consecuencia producciones muy bajas en las viñas afectadas. Tampoco nos interesan los racimos en los que el porcentaje de flores cuajadas sea muy alto, entonces tenemos racimos con muchas bayas y por lo tanto muy compactos, con problemas en maduración porque la luz no llega a entrar dentro del racimo y con más riesgos sanitarios llegada la vendimia.

Todo esto está pasando estos días en los viñedos. ¡Casi nada! Nos jugamos parte de la cosecha, tanto en cantidad como en calidad, en poco tiempo y no todo está en nuestra mano. Esta es la incertidumbre de nuestro trabajo, la que hace que todos los años sean diferentes. Suerte para estos días

Por Marie Mones

Anuncios

Beneficios del vino para tu salud que te sorprenderán

Beneficios del vino para tu salud que te sorprenderán

Una copa de vino puede traerte beneficios que no imaginas. Si eres de los que muere de dolor de garganta constantemente, tal vez te convendría leer est

Foto: Thinkstock.com

A medida en que pasado el tiempo, numerosos estudios científicos han comprobado los beneficios de consumir regularmente cierto tipo de alimentos, capaces de ayudar al corazón, de hacernos adelgazar, de reducir el riesgo de padecer ciertos tipos de cáncer o simplemente mantenernos sano. No obstante, muy pocos productos acumulan tantas cualidades positivas como el vino tinto.

Ego Tinto comparte una lista de cualidades benéficas para la salud probadas científicamente y que sin duda constituyen una excusa para tomar un buen vino tinto:

1.- Mejora de la función cognitiva. Diversos estudios han demostrado que el consumo moderado de vinomejora el funcionamiento del cerebro y, en pequeñas cantidades, previene la demencia. Los científicos creen que se debe a que la elevada presencia de antioxidantes en su composición reduce la inflamación, impiden que las arterias se endurezcan e inhiben la coagulación, lo que mejoraría el riego sanguíneo.

2.- Aumenta el nivel de lipoproteínas de alta densidad HDL (colesterol bueno) en la sangre.  Gracias a sus prolifenoles y flavonoides tiene un poder antioxidante, es decir, hace inofensivo el colesterol LDL (malo) al impedir su oxidación.

3.- Aliado contra la grasa. El consumo de vino tinto activa la función de un gen que impide la formación de nuevas células de grasa y ayuda a movilizar las existentes, según un estudio realizado en el Instituto Tecnológico de Massachusetts. Aunque contiene siete calorías por gramo, en dosis moderadas, contribuye a reducir la obesidad y el sobrepeso al envejecer.

4.- Reduce riesgo de cáncer. El vino tinto ayuda a reducir el riego de cáncer de pulmón en hombres, sobre todo si son fumadores. Además bloquea el crecimiento de las células responsables del cáncer de mama. Estas propiedades podrían deberse a que uno de sus componentes, el resveratrol, frena los efectos del estrógeno, la hormona femenina por excelencia.

5.- Evita la formación de coágulos al producir una acción anticoagulante; mejora la circulación de sangre en el cerebro y disminuye las inflamaciones.

6.- Combate las bacterias bucales. Investigadores italianos han confirmado que la costumbre de tratar las infecciones de las encías con vino tiene un fundamento científico. Al parecer, algunos compuestos presentes en esta bebida frenan el crecimiento bucal de los estreptococos y bacterias vinculadas a las caries, además del de otros asociados a la gingivitis y dolores de garganta.

7.- Aliado del corazón. Una copa al día en el caso de las mujeres o dos en el de los hombres, contribuyen a aumentar los niveles de colesterol bueno en la sangre y previenen las complicaciones cardiovasculares.

8.-Complemento placentero. Al degustarlo con moderación se liberan endorfinas en dos áreas del cerebro, aumentando la sensación de placer, de acuerdo con un estudio realizado en la Universidad de California. Además, si la luz ambiental es roja o azul el placer y el sabor del vino son mucho más intensos que cuando esta posee tonalidades verdes o blancas.

9.- Limpiador de paladar. Tomado durante la comida, el vino ayuda a percibir mejor los sabores que cuando esta se acompaña con agua. Esto se debe a sus propiedades astringentes, que evitan la excesiva sensación de grasa causada por alimentos como las carnes rojas y permiten degustar mejor la comida.

10.- Hábitos saludables: Un estudio publicado en el British Medical Journal revela que los aficionados a la degustación del vino suelen comprar alimentos más sanos y tener una dieta más equilibrada que los consumidores habituales de cerveza. Según este informe, los enófilos consumen más aceitunas, frutas, verduras, quesos bajos en grasa, leche y carnes saludables.

A través de Amigas Del Club del Vino

Por Marie Mones

 

 

El cava valenciano que triunfa en Japón

El cava valenciano que triunfa en Japón

EFEValencia

Actualizado: 20/02/2014 17:18 horas

El concurso internacional de Mujeres del Vino Japonés ‘Sakura’, celebrado en Shinagawa (Tokio), ha otorgado la medalla de oro al cava Pago de Tharsys Millésime Rosé Reserva 2009, un cava 100% garnacha que fue seleccionado de entre las 1.900 muestras de 33 países que se presentaron.

Un jurado compuesto exclusivamente por mujeres se encargó de hacer la selección y convertir al cava valenciano en “referente del cava español en el continente asiático”, ha informado la bodega Pago de Tharsys en un comunicado.

Con este mismo cava, la bodega de Requena consiguió el tercer puesto en la categoría de ‘Mejor Espumoso español del año 2013’ en la XIII edición del Concurso Verema Experience.

Estos premios son otorgados por los participantes habituales de esta comunidad de aficionados al vino y la gastronomía, que cuenta conmás de 48.300 usuarios registrados y es visitada, cada mes, por más de 600.000 visitantes. La próxima edición de este concurso se celebra de manera ininterrumpida durante este viernes y el sábado en el Hotel Balneario Las Arenas de Valencia.

El Consejo Regulador de Denominación de Origen (CRDO) Utiel-Requena eligió el vino blanco joven 100% Macabeo de Pago de Tharsys como referente en esta categoría dentro de los vinos seleccionados por la entidad para el año 2014, por lo que será promocionado en catas y encuentros especiales del sector.

Además, el vino tinto Pago de Tharsys madurado en barrica se convierte en “vino matemático” al ser seleccionado para celebrar el 50 aniversario de las Olimpiadas Matemáticas Españolas, una cita que se celebrará en Requena los días 27 y 30 de marzo y reunirá a los finalistas de la competición organizada por la Real Sociedad Matemática Española.

De EFE Valencia

Por Marie Mones

photo

Las Bodegas Zagromonte -Torrevellisca y Ruiz de Viñaspre otorgan título de AGENTE INTERNACIONAL DE EXPORTACION Y COMERCIALIZACION

Dos bodegas de reconocida trayectoria,una de D.O.P  La Rioja y la otra de D.O.P  Valencia ,otorgan el derecho de Agente Internacional de Exportación y Comercialización

La Bodega Ruiz de Viñaspre S.L.,  D.O.P La Rioja ,situada en Laguardia (Álava) otorga a
MARIA EMMA MONES PEREZ,  de Logroño (LA RIOJA), el derecho de actuar en calidad de AGENTE INTERNACIONAL DE
EXPORTACION Y COMERCIALIZACION de los vinos que la bodega fabrica anualmente en los
países que se detallan a continuación:
 ARGENTINA
 BRASIL
 MEXICO
Pudiendo de esta manera interactuar con los importadores de vino de los países mencionados
anteriormente que estén interesados en distribuir y comercializar los de Bodegas Ruiz de
Viñaspre S.L. por sus territorios, siempre bajo la supervisión de y gestión de la dirección de
Bodegas Ruiz de Viñaspre S.L.

En Laguardia, a 1 de Julio de 2014

BODEGAS RUIZ DE VIÑASPRE
CAMINO DE LA HOYA S/N
01300 LAGUARDIA (ÁLAVA)

LOGOTIPO RUIZ DE VIÑASPRE

*******************************************************************************************

Así como,Bodegas Zagromonte-Torrevellisca D.O.P ,Valencia

En Fontanars dels Alforins, a 26 de Junio de 2014

Valencia (España)

LOGOTIPO TORREVELLISCA

LOGOTIPO TORREVELLISCA.jpg 1

*******************************************************************************************

Por Marie Mones

photo

“Lo que debe hacer un consumidor de vino es beber lo que le gusta y disfrutar sin preocuparse por las etiquetas”

“Lo que debe hacer un consumidor de vino es beber lo que le gusta y disfrutar sin preocuparse por las etiquetas”

Ignacio de Miguel es uno de los enólogos más prestigiosos de España, incluso puede que el más prestigioso de todos. Formado en las faldas vinivitícolas de Carlos Falcó, marqués de Griñón, y Michel Rolland, hace dos décadas decidió emprender el vuelo y su cartera de clientes supera ya la veintena. Son bodegas repartidas por todo el país, el que más vino produce del mundo y el que atesora las mayores variedades.

Pero además de asesorar a otros, también tiene participación en una bodega, Casa Lobos, propiedad de nombres tan conocidos del mundo del fútbol como Emilio Butrageño, Manolo Sanchís, Michel o Rafael Martín Vazquez y de la que también forman parte el cantante Miguel Bosé o el ex tenista Pato Clavet. Casa Lobos hace vinos en Toledo, una región tradicionalmente sin viñedos.

Ignacio de Miguel estuvo hace unos días en Benidorm, en el restaurante Taita, para presentar el producto de Casa Lobos y para ofrecer una conferencia bajo el título ‘Los francotiradores del vino’, en la que desmontó mitos y en la que reivindicó un espacio mayor para los caldos sin denominación de origen. . .

Pregunta: En los últimos años se habla mucho de que ha crecido la cultura del vino, pero ¿los españoles sabemos de vino o nos queda mucho por aprender?

SONY DSCRespuesta: La supuesta fama de los últimos años del vino o el supuesto privilegio de la conversación de los vinos es falsa respecto a su consumo. España es el país que menos vino bebe de Europa. Tiene el mayor viñedo del mundo, es el mayor productor del mundo y es el último consumidor de Europa cuando curiosamente somos el segundo consumidor del mundo en whisky. Que el vino está de moda es un espejismo. Es verdad que se habla un poco de vino, pero las cifras son tozudas y estamos en 16 litros per cápita, que es menos de la tercera parte de lo que beben países de igual cultura como Italia, Portugal o Francia. Ellos tienen la misma historia vinícola que nosotros y están en 50 ó 60 litros per cápita. Sigue sin haber conocimiento, sin haber consumo y sin haber cultura de vino. Y esa es nuestra tristeza como productores.

“España tiene el mayor viñedo del mundo, es el mayor productor y el último consumidor de Europa. Sigue sin haber conocimiento, sin haber consumo y sin haber cultura de vino”

¿Y qué ha fallado para que justamente seamos el país que más produce del mundo y el que menos consume de Europa?

Sin duda una gran parte de culpa la tenemos el sector productivo. No puede ser que no consigamos que ningún joven se acerque a nuestro sector.  Los jóvenes dicen que el vino es una cosa de mayores, que no es su mundo, y en cambio se tiran al botellón y a los alcoholes infestos, como el whisky o la ginebra, que son los responsables del alcoholismo. A veces en lugar de atraer al consumo parece que lo alejamos. Si tú ves un anuncio de cerveza sale un grupo de jóvenes bañándose semidesnudos en la costa. En los anuncios de vino sale un señor muy mayor con cara de aburrimiento y dice que huele a sudor de caballo. Eso está claro que no es muy atractivo para los jóvenes. Por tanto una parte de culpa la tenemos nosotros poniéndonos exquisitos. Hemos cometido el error de creernos que nuestro mundo es un mundo de élite porque hay que beber en copa riedel , saber si un vino está acorchado o no, y saber 20 variedades de uva para estar en una conversación. Y eso es ridículo.

“Hemos cometido el error de creernos que nuestro mundo es de élite y que hay que saber 20 variedades de uva para estar en una conversación”

¿Y la solución?

Lo que tendríamos que hacer es acercarnos mucho más a las necesidades del consumidor y si nos piden un vino con casera no escandalizarnos y servir un vino con casera y además con hielo. Porque el que empieza bebiendo vinos con casera algún día beberá vinos buenos. Pero si nos ponemos exquisitos lo único que hacemos es espantar al cliente. Hay un estudio muy bueno, del Observatorio Español del Mercado del Vino, que explica que para los jóvenes el vino es cosa de mayores, que es muy duro de beber, tiene mucho grado alcohólico y la botella necesitas una herramienta para abrirla. Y dicen que para beber vino el envase tendría que ser más pequeño, que se pudiera abrir fácilmente, que tuviera menos grados, que tuviera más fruta. O sea, ellos ya nos han dicho de qué manera y nosotros todavía no somos capaces de abrirles ese paso intermedio que hay entre los refrescos y el vino. Lo que está claro es que los que tenemos una edad hemos consumido un tipo de comida que nos aproxima más al vino, mientras que los más jóvenes han tomado más cocacolas, más bollycaos y más gominolas y sus gustos rechazan los sabores secos, duros, tánicos. Entonces la única manera que tenemos de atrapar es abrir pasos intermedios. Por eso se venden 42 millones de botellas de Lambrusco, porque es una bebida con poco grado alcohólico, con azúcar y carbónico; es divertida.

P: Para los que no entendemos, un vino bueno es el que nos gusta. ¿Es aceptable esta simplificación? ¿Puede ser el primer paso para sumergirse en el mundo del vino sin sentirse extraño?

R: Para beber vino no hay que ser experto, hay que tener boca. Yo soy miembro de la Academia Madrileña de Gastronomía, me considero un groumet, me encanta la comida y no sé donde está la cocina de mi casa. No sé hacer nada, absolutamente nada. Desayuno fuera de casa porque no soy capaz de hacerme el café en una cafetera expreso. Y opino sobre comida porque tengo derecho a opinar sobre lo que me gusta y no me gusta. Me burlo cuando alguien dice “no entiendo de vinos, sólo sé lo que me gusta y no me gusta”. Si sabes eso, sabes un montón, porque eso es lo único que tienes que saber. ¿Por qué un consumidor tiene que saber de terpenos, taninos o de polifenoles? Yo no sé de sartenes pero soy capaz de juzgar un plato. Lo que debe hacer un consumidor es exactamente beber lo que le gusta y disfrutar de ello sin preocuparse por las etiquetas. Muchas veces bebemos más etiquetas que vinos.

“Si nos piden un vino con casera no deberíamos escandalizarnos. Porque el que empieza bebiendo un vino con casera algún día beberá buenos vinos”

Has venido a Benidorm para dar una charla en la que rompes una lanza a favor de los vinos que se producen fuera de los lugares habituales y que no tienen denominación de origen…

España, hablando de vinos, representaría un continente completo. No hay ningún país que tenga tanta diferenciación de suelos y climas como tenemos nosotros. En casi 1.000 kilómetros de distancia existen Galicia y Jumilla. Galicia es clima atlántico, suelos profundos, alta pluviometría, variedades blancas y aromáticas. Jumilla es el desierto, este año han caído menos de 180 litros en el año agrícola. Incluso en el Sáhara llueve ya más que en Jumilla, que es clima mediterráneo, suelos pobres, variedades tintas. Y eso es genial para nosotros, porque en tu país puedes beber vinos atlánticos y mediterráneos dando un pequeño salto. Seríamos mucho más felices si nos aprovecháramos de esa variedad que tenemos. Y no lo hacemos.

Sin embargo con un abanico tan amplio, la mayoría de veces nos limitamos a unos pocos…

Si Rioja tiene el dominio es porque lo ha hecho muy bien. Con un 5% del viñedo ocupan el 80% del consumo en hostelería. Han conseguido eso por los listos que son. Son la región que primero se industrializó y han sabido adaptarse cuando el cliente lo ha pedido y los demás se ve que somos más torpes y no hemos sabido romper casi ese monopolio. De broma decimos que hay una enfermedad que se llama ‘riojitis’ que es muy grave pero tiene cura, porque en cuanto viajas se te pasa. Algunos cayeron en la ‘riojitis’, que es tan grave como la ‘riveritis’, que también se cura. La Rivera es una región muy curiosa porque tiene mucha fama pero en realidad ocupa una cuota de consumo ridícula, menos del 10%, mientras que el Rioja llega al 40%. Antes cuando ibas a un bar te decían “¿un rioja o un corriente?” y ahora te dicen “¿un rioja o un rivera?”. Y piensas “acaba usted de cargarse de un plumazo el 25% del viñedo español”.

“La ‘riojitis’ y la ‘riveritis’ son dos enfermedades graves pero tienen cura. En cuanto viajas se te pasa”

¿Has tenido la oportunidad de probar los vinos de esta zona, de la Marina Alta y la Marina Baixa?

Soy muy amigo de los Mendoza y me encanta que Pepe Mendoza sea capaz de hacer las maravillas que está haciendo aquí cuando a priori es una zona próxima al mar, súper cálida con todos los problemas que puede haber. En cambio hace unos vinos que se pegan contra los mejores vinos del mundo. Cada vez que me hacen una entrevista y me preguntan por mis vinos favoritos, para no hablar de los que yo hago porque me parece mal, siempre digo que uno de mis vinos favoritos de España es ‘Santa Rosa’. Me parece un vino maravilloso. Sobretodo lo que me entusiasma es la diversidad. Qué pena que los ‘fondillón’ estén medio perdidos y no los reivindiquemos. O los moscateles de toda esta zona, con Casta Diva y todo lo que hacen, que engrandecen nuestra cultura, nuestro acerbo vinícola y hacen que haya más variedad. Y esa variedad es lo más divertido que le puede ocurrir a un consumidor de vino.

“Uno de mis vinos favoritos de España es ‘Santa Rosa’ de Bodegas Mendoza”

Y como ‘groumet’, ¿cuál sería el mejor acompañamiento para un ‘Santa Rosa’?

En el tema éste de las armonías que decimos en la academia- no los maridajes, que es una palabra muy fea,- hay mil teorías y contradictorias. Hay gente que le gusta comer y beber por similitud: platos sabrosos con vinos sabrosos. Y también existe la súper contradicción: vinos dulces con foie. Por tanto, no existe teoría. Ferràn Adrià dice que igual que cuando estás comiendo con una pareja le dedicas parte de la atención a la persona con la que estás comiendo y otra parte al plato, con el vino hay que hacer un poco igual y no obsesionarse. Con un ‘Santa Rosa’ sería tan fácil como cambiar la temperatura. Puedes beber un ‘Santa Rosa’ a 14 grados y acompañar una pasta o un arroz y luego servirlo a 16 grados y comerlo con el asado de jabalí más potente que te puedes imaginar. No soy nada aficionado a los dogmas en las armonías. Que cada uno haga lo que quiera y se lo pase bien con la combinación que haya encontrado.

Por Marie Mones

photo

Luxemburgo: El paraíso del consumo de vino

Con una extensión cercana a las 1.300 hectáreas, el viñedo luxemburgués, uno de los más pequeños, pero a la vez más mimados del mundo, produce anualmente una media de 130.000 hectolitros por hectárea, lo que ofrece unos rendimientos superiores a los 100 hectolitros por hectárea (más de 15.000 kilogramos de uva).

La viticultura luxemburguesa se ciñe a la ribera izquierda del río Mosela y se extiende sobre un total de 42 kilómetros entre las ciudades de Schengen, ciudad emblemática de la Europa sin fronteras, y Wasserbillig, una pequeña villa donde confluyen en la frontera con Alemania los ríos Mosela y Sauer. Es un paisaje grandioso en el que los viñedos se expanden en laderas que distan entre 150 y 400 metros sobre el nivel del mar y que bajan hasta el mismo borde del río. Las viñas miran de frente a sus hermanas del lado alemán (sitas en la prestigiadísima denominación de origen Mosela-Ruwer-Saar) que se extienden algo más en llano que las del pequeño Ducado.

Los luxemburgueses, que comparten con el pequeño Estado del Vaticano el honor de ser los dos países con mayor consumo del mundo por persona y año al superar la media de los 60 litros, cuentan con las cepas rivaner, nombre por el que allí se conoce a la variedad híbrida de origen alemán müller-thurgau, y auxerrois, originaria de la Lorena y muy introducida en la Alsacia, como cepas más comunes con 337 y 176 hectáreas, respectivamente.

Pero hay también otras variedades que gozan de la popularidad de los luxemburgueses y de sus compradores, principalmente belgas, del exterior, que son la pinot gris, la riesling, la pinot blanc y la elbling, con 174, 153, 138 y 105 hectáreas, respectivamente.

La uva tinta más extendida en Luxemburgo, que luego es vinificada en blanco para la elaboración del espumoso crémant y para algunos blanc de noirs tranquilos, es la pinot noir con 94 hectáreas de extensión, mientras ocupan un menor espacio la gewürztraminer y la chardonnay, con 19 y 16 hectáreas, respectivamente.

Schengen, además de ser símbolo de una Europa sin fronteras, trabaja también para serlo en el mundo del vino, ya que en la cosecha 2012 aparecerán vinos bajo la denominación Charte Schengen Prestige, que cuenta con una veintena de hectáreas localizadas respectivamente en Francia, Alemania y Luxemburgo, denominación de origen transfronteriza a la que se suman siete empresas ubicadas en los tres países citados, pero ubicados en los alrededores de la bella ciudad del Ducado.

El furor del Crémant

El vino luxemburgués es tradicionalmente blanco y porta en casi todos los casos azúcares residuales, bien naturales o añadidos mediante el proceso de chaptalación, con adición de azúcar. La revolución de la industria vitivinícola, pequeña como el país pero importante en el contexto económico del Ducado, comienza en los años 90 con el auge de los vinos dulces y el nacimiento en 1991 de la denominación de origen Crémant de Luxemburgo. Actualmente, como consecuencia de la demanda del consumidor luxemburgués y de su principal cliente Bélgica que acapara entre el 40 y el 50% de la producción total, la elaboración de dulces y crémants supone más del 40% de la cosecha y todo parece indicar que, en

El crémant luxemburgués poco o nada tiene que ver ni con el champán ni con el cava o el sekt alemán, pero tampoco con los crémants tradicionales de Francia elaborados en Alsacia, Borgoña o el Loira, ya que se trata de una bebida más ligera, con cierto contenido en azúcares, delicada y fácil de beber. Los luxemburgueses, orgullosos de ella, aseguran que su selección es muy exigente y que la tasa de extracción de mosto se limita a cien litros por cada 150 kilos de uva recogidos.

Los luxemburgueses, que cuentan también con elaboraciones minoritarias de vinos de hielo, vendimias tardías y vinos de paja, parecidos a los que se vinifican en la zona francesa de Jura o Saboya e incluso a los tostados del Ribeiro, ya que las uvas se secan sobre esteras de paja, tienen el crémant como comodín de cualquier evento, al modo y manera de lo que hacemos en el mundo con el champán o el cava.

Bodegas y Cooperativas en Luxemburgo

La estructura empresarial del vino luxemburgués se divide en tres partes claramente diferenciadas: Cooperativas, Viticultores Independientes y Federación Nacional de Productores y Negociantes del Vino, pero con intereses comunes en trabajar a favor del vino y los espumosos luxemburgueses.

Las cooperativas del Gran Ducado se establecieron en los años 20 al modo y manera de las alsacianas impulsadas desde la comuna de Grevenmacher, la ciudad vitivinícola luxemburguesa por excelencia. En 1966, cinco de las seis cooperativas se fusionaron bajo el nombre de Les Domaines de Vinsmoselle. En 1987, la bodega de Wormeldange reunió a las anteriores con la denominación de Vinsmoselle, que agrupa a 350 cooperativistas y elaboran el 62% del vino del país.

Los Viticultores Independientes se crearon en 1966 como contrapoder a las cooperativas y contaban con 350 miembros que actualmente han quedado reducidos a un total de 48 empresas que absorben el 23% de la producción y pertenecen en su mayoría a bodegas familiares.

El tercer pilar son las empresas más grandes, que acaparan en total el 15% de la producción, y agrupa a seis empresas: Caves Bernard Massard, Caves Gales, Caves Krier, Caves Saint Martin, Domaine Desom y Domaine Mathes. Casi todas ellas están orientadas a la elaboración de vinos dulces y acaparan el 70% del mercado de este segmento, considerado de futuro allí.

Y en distribución, el grupo Cactus, con una facturación en 2010 de 29 millones de euros, 1.600 referencias de todo el mundo y dos hipermercados, 10 supermercados y siete almacenes, se erige en el gran competidor de grandes grupos como Carrefour, Alcampo o Cora.

ElCorreoDelVino

Por Marie Mones

photo