Por la crisis, hay decenas de viñedos en venta en Mendoza (Argentina)

Negocios

Pertenecen a pequeños productores castigados por el precio de la uva. Ya hay problemas en la cadena de pago.

La producción de vino en Mendoza acusa una crisis terminal por los altos costos y la pérdida de rentabilidad. “Esta temporada no va a convenir cosechar uva. Mantener la producción cuesta 70 pesos por quintal y nos están diciendo que el precio será de 100 pesos por quintal para cobrar entre 9 y 18 meses”, se queja la productora Graciela Lizana, presidenta de la Asociación de Productores del Oasis Este de Mendoza.

La crisis impacta especialmente a los pequeños productores que destinan sus uvas para vinos que se distribuyen en el país. “Hay una gran concentración en la vitivinicultura donde sólo pueden invertir las grandes bodegas. Muchas fincas están a las venta o se realizan las labores mínimas para subsistir y cae la calidad del vino”, explica Lizana. La productora asegura que se pierde entre 4 mil y 6 mil pesos por hectárea de uva. El valor de mantenimiento alcanza a los 40 mil pesos al año por hectárea.

Desde la asociación viñatera advirtien que con estos precios, “se acabó la uva de calidad” y que ahora se viene “podar en cantidad para poder vender más”. En 2014, la oferta de viñedos en venta ha aumentado un 30% , según datos del sector Inmobiliario que publicó el diario Los Andes.

“Hay muchos viñedos en venta y otros que no los están trabajando, por la baja rentabilidad”, sostuvo Santiago Debé, presidente del Colegio de Corredores Inmobiliarios de Mendoza. Las únicas propiedades que aún cotizan con precios altos son las que se encuentran en la próspera zona exportadora del Valle de Uco, donde hay plantaciones de extranjeros y grandes empresas.

“Es un año muy difícil. El aumento permanente de costos por la inflación, no ha podido trasladarse a los precios de la uva y el vino”, dijo Carlos Caselles, propietario de bodega Sinfín.

Un informe del Observatorio Vitivinícola Argentino reveló que el precio promedio pagado por quintal, para la variedad malbec, en cinco años sólo aumentó un 25,4%. Los precios de los insumos se multiplicaron en el mismo periodo: “un herbicida subió 600% en el mismo periodo y el gasoil más de 500%”, según los viñateros de la Zona Este de Mendoza.

“Los más afectados son los productores pequeños, el eslabón más débil de la cadena vitivinícola”, advierte el bodeguero Caselles. En la Zona Este mendocina hay 15 mil productores. “Se hacen las labores mínimas, riego, poda y nada más. Ya se debería haber hecho la primera curación y sólo lo ha realizado el 10% de los productores”, explica Lizana.

La crisis se traslada a las poblaciones rurales. Caída de la cadena de pago, suspensión de pagos de impuestos y de servicio de agua para riego y crecimiento del desempleo, son las consecuencias de la baja del negocio vitivinícola.

Un contratista de viña que maneja hasta 7 hectáreas, está cobrando un salario inferior a 5 mil pesos. Pero muchos mantienen sus fincas porque lo han heredado de generación en generación y porque no tienen otro modo de vida.

De clarin.com

Por Marie Mones

photo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s